Proyecto Windsuit vs Paramotor

La historia de esta foto comienza con Daniel Hernán-Pérez (Danilo en adelante), renombrado paracaidista y BASE jumper y Víctor Rodríguez Santamarta, integrante del equipo nacional de paramotor (y más conocido como Moncho en el mundillo), mientras compartían un café en uno de los túneles de viento de Madrid. La idea era mezclar en una imagen sus dos deportes, sus dos pasiones.

¡Ahora hay que poner los pies en la tierra! Surgen muchas dudas: ¿Cómo? ¿Quién? ¿Cuándo? y ¿Dónde?
¿Cómo?: harán falta dos paratrikes, uno para subir a nuestro jumper y otro para llevar al fotógrafo. Un trike debe colocarse por detrás y por encima para darle la posición idónea al paracaidista. El segundo volará en paralelo a Moncho y su paramotor para lograr el disparo. Danilo debe pasar entre las dos aeronaves mientras ejecuta un “flare”, que consiste en aprovechar la velocidad de la bajada para luego hacer una fuerte trepada. “Chupao”, si se puede pintar el croquis en una servilleta, llevarlo a la realidad no será mucho más complicado…
¿Quién?: Ya tenemos a las dos cabezas pensantes, Moncho y Danilo, que a la vez son los dos modelos de nuestra foto. Foto… alguien la tendrá que sacar, rápidamente sale el nombre de Arturo Baldasano, paracaidista, fotógrafo y amigo de Danilo, parecía predestinado a estar en el equipo. Alberto Martín, de MADparapente es el siguiente en saltar a la palestra, Moncho y él ya han compartido proyectos y cuenta con buena experiencia en eso de elevar a paracaidistas. Y por último otro Alberto, del Club Sureste Paramotor es invitado al equipo para transportar a Arturo. Alberto siempre se ha prestado voluntario para colaboraciones en espectáculos, eventos o proyectos solidarios como “La sonrisa de Álex” y es un lujo contar con su máquina y experiencia.
¿Cuándo?: Difícil, muy difícil… Todos tienen sus vidas, sus trabajos y responsabilidades, el proyecto se aplazó varias veces durante meses, pero al final empezó a sonar una fecha: el 14 de mayo, un martes cualquiera… Todos nos fuimos acoplando al plan y salió. Eran las dos de la tarde y el equipo estaba reunido en el madrileño pueblo de Daganzo de Arriba, en la sede del taller y escuela de MADparapente. La previsión meteorológica era perfecta.
Qué bonito suena todo, ¿no? Qué va!!! A Moncho le acaban de entregar su nuevo motor, un Sky Engines en configuración boxer (una preciosidad, Moncho narra maravillas) y hay que instalarle el sistema de humo de WindAction, además tiene un problemilla con el arranque, la cuerda no recoge. Stress!!!! La mecánica es responsabilidad de Alberto MADparapente. Desmonta, taladra, corta, remacha, aprieta y tira, han pasado dos horas y ya salimos tarde.
¿Dónde?: Nos dirigimos a la conocida montaña llamada “La Muela”, sita en el manchego pueblo de Alarilla, conocida por centenares de parapentistas en la zona centro. En primavera todos los campos están verdes y tenemos unos atardeceres espectaculares. Además, es terreno conocido, no queremos improvisar más de la cuenta.
Las máquinas están preparadas.
Danilo se calza su wingsuit C3 del fabricante Squirrel, cofección de última generación con el que se puede conseguir un planeo mayor de 3:1 y un paracaídas específico de salto BASE Ibex de 230 pies cuadrados en un contenedor modelo CRUX, también de Squirrel.
Víctor Rodríguez (Moncho) prepara su ITV Billy de 20 metros y su paramotor Sky Engines de 220cc, un modelo bicilíndrico en configuración bóxer que pronto saldrá a la venta, propulsado por la hélice de carbono del fabricante francés E-Props. Para dar vistosidad a la imagen llevará instalado un sistema de humo de WindAction.
Arturo Baldasano prepara su cámara, una Olympus OMD-EM1 Mark 2. Lente Zuiko 12-40 2.8 pro. Configuración: 1/3800 en f2.8 28mm. a ISO 1600 y se confiesa nervioso por su responsabilidad y por no haber volado nunca en paratrike.
Alberto de Sureste Paramotor calienta su ROTAX 503 instalado en un trike Mustang del fabricante de Socuéllamos, Airfer. Éste resulta ideal para disparar la foto en paralelo, ya que no tiene estructura por los laterales que estorbe al disparo, detrás descansa un ala bien conocida, una Paramania Taxi, estable y rápida, que será necesaria para seguir el ritmo de Moncho y su Billy de 20 metros…
Alberto de MADparapente hace lo propio con su ROTAX 582, una potente máquina de 65cv con la que se sube alegremente a más de 3 metros por segundo. Va instalado en un trike Fénix del fabricante portugués Power2Fly, ideal para saltar, ya que no tiene estructura al frente y ofrece una superficie estable sobre la que plantarse. Enganchada al chasis va una ITV Bulldog de 38 metros, un trapo sobradamente conocido por su polivalencia y buen manejo.
Con todos ya en el aire reina el caos… Nos cuesta mucho ponernos de acuerdo, este equipo no había trabajado nunca al completo, pero poco a poco vamos montando la formación necesaria. Cuando por fin lo logramos, sucede el salto. Alberto MADparapente informa al resto del equipo de lo que está pasando: “Danilo está en el aire”, se oye por la radio y “5, 4, 3, 2, 1…”
Pasa cerca, pero no hay foto. Ha logrado atravesar la estela de Moncho, pero no colocarse en paralelo.
Aterrizamos todos en lo alto de La Muela. Tiene una cumbre plana, como su nombre sugiere y nos permite operar fácilmente desde allí.
Preparar el equipo de BASE para otro intento es lo que más tiempo requiere, el resto del equipo espera a Danilo. Todos miramos el reloj, son casi las 8 y a las 9 nos quedaremos sin luz. El primer intento se cobró prácticamente una hora.
La espera no es gratuita, nos sirve para hacer un briefing y corregir todos los desmadres del primer intento, ahora todos tenemos más claro qué debemos hacer.
Segundo intento, 8:00 de la tarde. Despegamos!!! En 15 minutos todos estamos en posición, la luz es perfecta, si sale, va a ser espectacular. Hay tensión, sabemos que será el último intento del día y no sabemos cuando podremos volver a reunirnos.
En la radio se oye la voz de Alberto MADparapente: “Danilo está en el aire” y la cuenta atrás: 10, 9, 8… Desde arriba la trayectoria parece perfecta, abajo mantienen una formación de libro. 3,2,1… ¿Qué ha pasado? ¿Hay foto? 5 segundos de silencio que se hacen eternos y la voz de Alberto Sureste gritando “La tenemos!!!” tras la confirmación de Arturo (Ojo de Halcón le llamamos ahora). Todo son gritos y celebraciones.
Sin perder un segundo nos vamos a aterrizar, todos queremos ver el resultado. Nos arremolinamos alrededor de Arturo y nos muestra a nuestro bebé, es tan bonito…
Todos somos papás de la criatura, pero madre no hay más que una y nos muestra orgulloso a la criatura. FLIPAMOS!!! Creo que ninguno se imaginó un resultado tan espectacular y menos con solo dos intentos…
Hay que decir que Danilo se lució, menudo pedazo de “flear” se marca. Y eso no es todo, la apertura consiguiente viene justo a continuación de la foto. Fue alucinante ver la apertura desde las máquinas de abajo.
Lo mejor de todo ha sido compartir este proyecto, que además abre la puerta a más colaboraciones como esta. Nadie nos exigía nada, no había pretensiones, todo fue un: “a ver que sale…” y salió.


Alberto MADparapente

1 Comment
  • Alber Tito
    Posted at 14:12h, 20 mayo Responder

    Espectacular trabajo, Arturo. Enhorabuena

Post A Comment